16.mayO.2009

TEATRO FLORES
ALIMENTANDO ESPÍRITUS
<<Antes de la edición de un nuevo disco Mancha De Rolando se presentó el sábado 16 de Mayo en El Teatro De Flores
< Incalculables carteles de prohibido estacionar y cordones repletos de ruedas se empecinaban en no dejarme descender del auto. Después de la décima vuelta manzana alguien acelera con furia dejando el único espacio para estacionar en los alrededores del Teatro.
< La Avenida Rivadavia invadida por el brillo de penetrantes luces blancas le daba la bienvenida a una noche mansa. El frío de un invierno tardío apenas remontaba vuelo mientras ciento de personas apuraban el paso para entrar al recinto.
< Después de meses de no tocar en vivo la banda de Avellaneda se presentó una vez más en Capital Federal antes de que su nuevo disco en estudio (aún sin nombre) sea editado.
< Adentro la iluminación tenue y espesas nubes de humo envolvían el ambiente, de fondo la música no lograba apabullar al murmullo intenso. Cuando los espacios libres empezaban a escasear los primeros movimientos detrás de un telón enorme que refugiaba el escenario hicieron amplificar el aliento del público. A las 9.14 los acordes de A Mi Hogar dieron comienzo a un viaje de dos horas intensas de rock.
< A Vivir fue el segundo track de una lista generosa y variada. Aunque algo desprolija la banda sonó potente; los increíbles solos de batería y los vientos impecables de las chicas de Pollera Pantalón fueron un condimento extra para otro excelente concierto de Mancha de Rolando. Show que además de músicos invitados tuvo a “Sequía” como adelanto del nuevo trabajo discográfico; tema que en una época de carencia de conciencia y compromiso social se refiere a conflictos políticos que afectan a los países latinoamericanos.
< Una hora antes de la medianoche Siempre Esperando fue el elegido para ir trazando el camino hacía la recta final. Las almas unidas en el mismo sentimiento desprendían los últimos destellos de libertad espiritual. Es que Mancha de Rolando no es sólo una banda de rock, también es reflexión, compromiso, resistencia y liberación.
< Cuando el saludo final unió a los músicos en el centro del escenario las puertas de salida se abrieron; entonces una brisa fresca sorprendió a los brazos descubiertos. Mientras buzos y camperas capturaban la escena las sonrisas en los rostros expresaban satisfacción.
< Texto: Evangelina Colombo (http://www.tiempoderock.com.ar/ ) Fotos: Dànitza Pipi